Personas procedentes de Oaxaca, Estado de México, Michoacán, Morelos y distintas colonias de la Ciudad de México llegaron al Palacio de Bellas Artes, este sábado, donde la fotografía que Graciela Iturbide tomara a Francisco Toledo décadas atrás, recibe a los visitantes.

Cerca de la noche, la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto Guerrero, dio a conocer, durante su recorrido por la ofrenda artística, que se hará un homenaje nacional al juchiteco, en el que participarán todas las áreas de gobierno y los estados de la República.

“El homenaje a Francisco Toledo será nacional, una retrospectiva que abarque toda su obra”, afirmó la titular de la Secretaría de Cultura y agregó: algunos críticos piensan que la gráfica es un arte menor, pero él hizo de esta disciplina una de las más grandes.

Toledo era un artesano del arte con sus manos y con todos los materiales que usó. Vamos a hacer un homenaje que sea una retrospectiva de su trabajo, no solo en gráfica, sino que abarque otras técnicas”, dijo y adelantó que se realizará en el Palacio de Bellas Artes, “con la participación de todas las áreas del gobierno y todos los estados, porque no hay ninguno que no esté dolido, que no esté sintiendo la partida del maestro. Todos tienen algo que mostrar, tienen algo para honrar a Toledo”.

A unos pasos de las personas que seguían la ruta para admirar las obras del artista plástico, Frausto Guerrero comentó que en Oaxaca los muros lloran la partida del maestro y activista social: “Uno podía recorrer las calles y escuchar las canciones juchitecas que a él le gustaban, fue la despedida de todo un pueblo, de su tierra, la cual caminó y nunca dejó de pisar. Fue un artista que nos hizo volar a todos con su arte.”

Agregó que la familia del artista coincide en que la mejor manera de hacer un homenaje a Toledo es haciendo lo que él quería: “defendiendo sus causas, defendiendo lo que a él le importaba y preocupaba; continuando con esa labor por el cuidado del patrimonio de Oaxaca; haciendo que las bibliotecas tengan libros en zapoteco y en mixteco, con literatura de todo tipo. Él se preocupó muchísimo por que el contacto que tuvo con la literatura universal lo tuviera cualquier muchachita o muchachito sin importar la región del país.”

Vía El Sol de México.