Luis Carrasco.

La estrategia de seguridad del presidente Andrés Manuel López Obrador sigue dejando cuentas pendientes, y es que en las últimas horas, al menos 15 personas fueron asesinadas en la región sur de México; entre la víctimas, se encuentran menores de edad.

El primer caso se suscitó la noche de este domingo tres de julio en Boca del Río, Veracruz, donde siete personas fueron asesinadas al interior de un domicilio, donde incluso vecinos relataron que se escucharon varias detonaciones de arma de fuego al interior de la vivienda.

Autoridades que arribaron al lugar de los hechos, encontraron los cuerpos de tres mujeres, tres hombres y un menor de edad, presuntamente todos miembros de la misma familia; por lo que la Fiscalía General del Estado (FGE) de Veracruz abrió la carpeta de investigación correspondiente e inició las diligencias para establecer las causas del multihomicidio, así como identificar y detener al o los responsables.

Por otro lado, esta mañana, policías municipales de San Nicolás Hidalgo, municipio ubicado en la región Mixteca de Oaxaca, reportaron el hallazgo de cinco personas asesinadas en la carretera federal 190, a la altura del paraje conocido como Cerro del Caballo.

Se presume que la familia transitaba por el lugar, cuando, durante la madrugada de hoy, un comando la interceptó y disparó en su contra, dando muerte a dos adultos y tres menores de edad; por lo que los policías acordonaron la zona, mientras que la Fiscalía de Oaxaca inició con el levantamiento de los cuerpos y así abrir las investigaciones correspondientes.

También en Oaxaca, pero en la región del Istmo de Tehuantepec, trascendió la muerte de tres policías municipales de San Francisco del Mar, quienes perdieron la vida tras un enfrentamiento con un grupo armado en la zona.

Los policías que murieron, fueron identificados como Amir “N”, Rolando “N” y Juan “N”, mientras que se habla de otro elemento herido, quien ya recibe atención médica especializada. Igualmente, se reportó que la patrulla en la que viajaban los uniformados fue incendiada por los propios delincuentes.

La Vicefiscalía Regional del Istmo desplegó un equipo de peritos y agentes investigadores para recabar información de lo sucedido, mientras que habitantes de San Francisco del Mar se concentraron frente al Palacio Municipal, donde reclamaron al presidente municipal, Pedro Enríquez, su inacción por la inseguridad que embarga a esta comunidad.