Cientos de mujeres, niñas, jóvenes, adultas y de la tercera edad se reunieron en el Zócalo de la Ciudad de México para manifestarse en contra de violencia de género, del feminicidio de Abril el lunes pasado, y de los asesinatos de todas las que ya no están, y en solidaridad con las chilenas.

Con paliacates morados y verdes colocados en sus cuellos y muñecas de las manos, así como cintas de tela negra que cubrían sus ojos, las mujeres de diferentes organizaciones feministas replicaron el performance de las chilenas Un violador en tu camino.

Al grito “¡el que no brinque es macho!“, ¡yo sí te creo!, portaron pancartas con leyendas como ¡Somos el grito de las que ya no están!, las mujeres repitieron varias veces la canción de las chilenas que prepararon desde hace unos días a través de una convocatoria en redes sociales y previa reunión y ensayo en la Alameda Central que realizaron alrededor de las 15:30 de la tarde.

Después de prepararse salieron en caminata rumbo al Zócalo ya con la canción en su teléfono celular que se compartieron vía WhatsApp, aunque la mayoría se la aprendió y las menos la llevaban en papel; al llegar se colocaron de manera estratégica más cerca y de frente al Palacio Nacional y a la Catedral Metropolitana.

Prácticamente todas llevaban los pañuelos verdes o morados, colores y leyendas en favor del feminismo y en contra de la despenalización del aborto, mientras algunas integrantes del colectivo Crianza Feminista optaron por estar acompañadas de sus pequeños hijos a quienes cargaron y otras de plano se quitaron las blusas como forma de protesta.

Jeny Godinez, vocera de la agrupación, expresó que nos duele mucho cada feminicidio que ocurre en el país y en la Ciudad de México, al lamentar el asesinato de Abril e insistir en que la concentración que realizaron en el Zócalo es para hacer visible el derecho a la protesta. Es una forma de decir que ya estamos cansadas, dijo al recordar que hay muchos casos como el de Abril que son invisibles.

Por su parte, Linda Nefertari de la organización Ni una menos México, comentó que con la pinta de monumentos y paredes voltearon a ver a la protesta de las mujeres contra la violencia de género, pero aún falta resolver los feminicidios.

Mientras, en Monterrey, Nuevo León, al menos un centenar de mujeres marcharon en el municipio de San Pedro Garza para exigir justicia por el asesinato de Abril, quien residía en la entidad desde hace unos meses.

Entre los asistentes estuvieron la madre y la hermana de Abril, quienes al exigir justicia aseguraron que la mujer fue maltratada durante todo su matrimonio.

En la capital, la convocatoria estuvo a cargo de la colectiva Aquelarre Violeta y Marea Verde, que se replicó también en Ciudad Universitaria y varios estados, como Ecatepec, en el estado de México, Puebla, Yucatán, Chiapas, Veracruz, Guanajuato y Michoacán.

La mayoría aprovechaban las pausas entre la oración el violador eras tú para gritar malditocerdo y asesinos, pero la más coreada y con más ánimo era la frase y la culpa no era mía, ni dónde estaba ni cómo vestía.

Con información de Yolanda Chío – La Jornada.