El próximo 19 de julio se estrena la nueva versión de El Rey León, misma que no está teniendo muy buenas reseñas en general. Sin embargo, ha sido una de estas críticas la que ha llamado poderosamente la atención de la gente, pues señala que se trata de una película que promueve el fascismo.

Ha sido el especialista en cine, Dan Hassler-Forest, quien ha hecho el señalamiento. Menciona que la película nos introduce a un mundo donde el débil debe de inclinarse ante el fuerte, mientras este domina todo desde lo alto de su esfera de privilegio, que esta representada por la Roca del Rey.

“Reflejando la obsesión histórica de Disney con las monarquías patriarcales, pone a la audiencia frente a leones autocráticos, cuya Roca del Rey literalmente rebaja a los grupos más débiles de la sociedad, una especie de Torre Trump de la sabana africana. Cuando el gran patriarca Mufasa le explica pacientemente a su hijo cómo funciona esta división de poder, enfatiza que el rey debe mantener el equilibrio en su reino. Esto parece aceptable cuando pensamos en el medio ambiente, donde asociamos el “equilibrio” con la sostenibilidad. Pero cuando consideramos que realmente le está explicando a su heredero por qué el orden natural hace que sea normal que los reyes devoren a los campesinos, la perspectiva de los leones se siente mucho más inquietante”.

Mufasa le enseña a Simba que está bien que ellos, como seres poderosos, tiene una especie de “destino manifiesto” que los designa como única especie digna de ser monarca; lo cual condona el devorar a las supuestas especies inferiores, que serían los herbívoros.

El Rey León también sería racista

Otro punto a considerar de El Rey León, sea en esta o en su antigua versión; es que también tiene un trasfondo racista y clasista. Esto al segregar a las hienas y Scar, puesto que no se adecuan a la visión de Mufasa de lo que debe de ser el estatus quo de la sabana.

Esto se magnifica cuando damos cuenta que dichos personajes marginados tiene un tono de piel más oscura que los leones protagonistas. Además, también señala el sexismo intrínseco, puesto que las hembras son seres inactivos que dependen de los machos para su bienestar.

Hay que mencionar que todo lo anterior fue señalado en el estreno de la original en los 90; el crítico sólo retoma el argumento aplicándolo a la entrega actual, misma que es una copia al carbón de la animación; por ello no sorprende que cuente con las mismas virtudes y defectos, en este caso.

A pesar de esto, y la mala recepción entre críticos de cine, se espera que El Rey León tenga una buena recepción en taquilla; apelando a la nostalgia y que no cuenta con ningún rival de consideración en cartelera.

Con información de The Washington Post.

Vía SDP Noticias.