Valentina Torres.

El Partido Democrático Popular Revolucionario (PDPR) y el Ejército Popular Revolucionario (EPR) acusaron que luego de los “hechos represivos en Asunción Nochixtlán, del 29 de junio, diversas voces y plumas mercenarias al servicio de los órganos de inteligencia, la oligarquía y el Estado burgués mexicano, hacen ingentes esfuerzos para apuntalar la hipótesis policiaca de ‘los infiltrados’ y ‘la provocación’, esto, para exculpar al Estado y autoridades”.

Aseguran que los columnistas, comentaristas y analistas de radio y televisión buscan encontrar conexiones o vínculos de grupos radicales de origen guerrillero en lo general y en específico del EPR con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y lo acontecido en Nochixtlán, además de “acusar que todo es un laboratorio de prueba para guerrilla urbana, y la creación de centros de operaciones y mando de la misma”.

Afirmaron que con lo anterior, pretenden criminalizar la protesta social, justificar la represión y auspiciar más crímenes de Estado.

Mencionaron que dichas voces y plumas son: “Raymundo Riva Palacio, Luis Cárdenas, Raúl Nathán Pérez, Aristóteles García Mori, Alfredo Martínez Aguilar, Ricardo Alemán; que el pueblo los conozca y tome nota, porque son sus voces inquisidoras”.

En ese sentido, reiteraron cinco puntos en los cuales afirman que los hechos son un acto más de “terrorismo de Estado”, que tiene su origen en la “imposición de las reformas burguesas neoliberales, en especial la Educativa, con la cual avalan una cruzada contra la CNTE, ante la cual surge un respuesta legítima de autodefensas de las masas”; que los cuerpos policiacos, los políticos, los periodistas “vendidos” y Aurelio Nuño Mayer, secretario de Educación, son los responsables y corresponsables de los múltiples crímenes de Estado, y que para castigar a los mismos se debe empezar por Nuño Mayer, Los Pinos y los promitentes empresarios.

“La supuesta investigación que harán la Procuraduría General de la República (PGR) y Fiscalía de Oaxaca, constituye parte de la maniobra mediática distractora con la que se pretende diluir la responsabilidad del Estado y apuntalar la hipótesis de ‘los infiltrados’ y ‘provocadores’”, mencionaron.

Finalmente, dieron el pésame a los familiares de las víctimas de Nochixtlán y aseguraron que “no podemos seguir desarmados, se debe procurar por todos los medios la organización político-militar y desplegar la lucha en niveles superiores, la autodefensa armada de las masas es el presente y el futuro”.