Autoridades del Ayuntamiento Capitalino negaron la instalación de un módulo de consulta en la Alameda de León, esto por parte de personal a cargo del diputado federal del Partido del Trabajo (PT), Benjamín Robles Montoya.

Y es que, dichos colaboradores, pretendían instalar el módulo sin contar con los permisos para el acto, por lo que el Municipio tuvo que solicitarles que desinstalaran su ‘puesto’.

El conflicto surgió cuando inspectores municipales, con la compañía de Josué Monterrey, director del Gobierno Capitalino, acudieron a la Alameda de León para solicitar los permisos para la instalación del módulo.

Ésta, es la segunda vez que Robles Montoya pretende saltarse los permisos municipales para hacer sus actividades en la capital oaxaqueña, y utilizan sus derechos a la libertad de expresión para instalar módulos de manera ilegal.

Las personas a cargo de ello, fueron Amira Cruz y Jorge Oropeza, este último ex vocero del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), quien no cuenta con un historial limpio en dicha institución.

Ante las autoridades municipales, presentaron un oficio de colaboración 008759 del expediente DHPO/1247(01)/ OAX/2019, en donde se muestra el apoyo de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) para la realización de sus actividades.

Sin embargo, dicho documento no los deslindó de contar con el permiso del Ayuntamiento, hecho que la Defensoría pensaba ya estaba autorizado; los petistas, por su parte, tuvieron que aceptar que no quisieron tramitar el permiso ante las autoridades municipales y, con ello, retirar su módulo.

Por su parte, el Gobierno Municipal les informó que, si realizaban el trámite correspondiente, éste tenía incluso la obligación de brindarles seguridad y protección civil durante su evento, hecho que Amira Cruz y Jorge Oropeza desconocían pese a su historial de trabajo dentro del PT.

De ahora en adelante, además de contar con el apoyo de la DDHPO, Benjamín Robles Montoya deberá solicitar los permisos que por ley corresponden para realizar cualquier tipo de evento en la capital, por lo que se espera que no ocurra una tercera vez de ‘saltarse’ la reglamentación capitalina.